Montaña Negra

En el post de hoy te voy a hablar de una ruta de senderismo que puedes hacer tu mism@, muy sencilla pero que guarda muchos secretos e historias econdidas bajo la tierra y entre cenizas volcánicas.

Montaña Negra debe su nombre al color de sus laderas, cubiertas por las cenizas de las erupciones del siglo XVIII. Se encuentra dentro del Parque Natural de Los Volcanes, en el sur de Lanzarote. Al igual que Montaña Colorada o el volcán El Cuervo (haz clic aquí para ver la experiencia alrededor de estos volcanes), se encuentra en la zona de los pueblos sepultados durante las erupciones del Timanfaya.

Para empezar la ruta puedes dejar tu coche en el aparcamiento de Montaña Colorada. Desde aquí emprendes el camino que rodea este volcán por el lado derecho hasta que, después de unos pocos minutos, verás una señal que indica el recorrido PR .

Desde aquí, debes seguir por el camino que te lleva directo a Montaña Negra para luego empezar a rodear la montaña por su vertiente sur. A partir de ahora el recorrido es muy sencillo: solamente deberás seguir las indicaciones del sendero y rodear la montaña hasta llegar nuevamente (una hora después) a la vertiente oeste y tendrás en frente Montaña Colorada.

En el mapa abajo te indico el camino… como puedes ver no hace mucho que estuve ahí, y Google me lo recuerda (jajajaja).

Cosas qué ver durante el recorrido

Los lapillis, o el rofe como se le llama aquí en Lanzarote, retienen el agua del rocío o de las lluvias bajo la tierra. No es entonces de extrañar que, en una montaña completamente cubierta por este material volcánico haya mucha vegetación. En la vertiente oeste, la que da a Montaña Colorada verás los tradicionales hoyos donde se plantan las vides, junto a alguna higuera. Y si vas en pleno verano (finales de julio o agosto) podrás incluso saborear algun que otro higo.

Además de higueras y vides, hay más vegetación, gracias a las propiedades del terreno, como los juncos y las palmeras. Y aquí tienes la sorpresa, en la ladera este de la montaña.

Además de lo que te enseño en la foto arriba, también notarás que hay un gran socavón: fue construido por los agricultores para aprovechar las aguas y humedad de la zona para poder así cultivar. El aprovechamiento del agua en la zona también es visible en otro elemento que verás durante el recorrido.

Cuando estés en la vertiente sur, justo después de haber pasado la zona más deteriorada del entorno verás, a los pies de la montaña, una antigua construcción. Si te acercas y entras en lo que parece ser una antigua casa, verás un aljibe, restos de uno de estos sistemas de captación de agua que fueron destruido por las coladas lávicas de las erupciones de 1730-1736. Este antiguo aljibe es uno de los pocos restos que nos queda de los pueblos sepultados por la lava.

Como pasa con muchos otros lugares de la isla, aquí también – hasta algunas décadas – el hombre dejó su huella, y no fue nada positivo. Al extraer material para la construcción en la era del boom turístico e inmobiliario de la isla, algunas partes de la montaña y de su entorno han sufrido un tremendo deterioro, desafortunadamente aún visible hoy en día.

Por ello nunca me cansaré de recordar la importancia de cuidar lo más valioso que tenemos: la naturaleza y todos los paisajes que nos regala día tras día.

Al hacer esta ruta, respeta la naturaleza y el entorno. No dejes huellas, excepto tus pisadas en el terreno; y tampoco te salgas del camino oficial.

Disfruta de la caminata y de la naturaleza.

Por Guia En Lanzarote

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Deja un comentario