Los Hornos de Cal

Las caleras, u hornos de cal, forman parte de la historia de Lanzarote, son parte importante de sus tradiciones. Te presento dos rutas diferentes donde poder ver un horno de cal y aprender sobre la industria de la cal en Lanzarote:

  1. Viaje al pasado
  2. En busca del oro blanco

En el blog de hoy te hablo más detenidamente de los hornos.

Si algo abunda en la isla son las rocas rica en cal, las de color blanquecino. De ellas se extraía la cal que se utilizaba luego como cemento en la construcción de las casas. Para extraer la cal era necesario quemar las rocas, y para ello se construyeron los hornos de cal, también conocidos como caleras.

Una vez obtenidas las rocas desde las canteras, y reducidas en su tamaño, se introducían dentro de estos hornos a través de una «puerta», o boca de la calera. Para hacer fuego se utilizaba – en Lanzarote – los matorrales y el aulaga. Las piedras se colocaban encima de una parrilla, con huecos para que las llamas pudieran pasar. El fuego se mantenía durante seis días, a una temperatura que podía llegar a los 1000 grados.

Una vez quemadas las rocas, la cal obtenida se sacaba del horno con toda la parrilla y se le echaba agua para enfriarla.

¿Sabes en qué época del año se solían quemar las rocas? En verano. Sí, en la época de más calor. Aunque no suele llover mucho en la isla, como siempre, prevenir era mejor que curar. quemando las rocas en invierno significaba tener que contar con la posibilidad de lluvia, aunque fuese poca.

Así que los canteros de Lanzarote, además del calor del verano, tenían que aguantar el humo y el calor del fuego de las caleras. Y era el humo que daba la señal de que las rocas ya estaban quemada. Cuando desde las caleras salía humo blanco, entonces las rocas ya se habían convertido en cal.

Por Guia En Lanzarote

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Deja un comentario