Mancha Blanca: la ermita de Los Dolores

Mancha Blanca es un pequeño y coqueto pueblo del centro-sur de Lanzarote, rodeado de volcanes.

Cuentan los vecinos de Lanzarote que, durante los interminables años de las erupciones del siglo XVIII, en el lugar donde hoy se encuentra la Ermita de Los Dolores, durante una procesión organizada para pedir a la virgen frenar el descenso de las lenguas de fuego que salían de la boca del diablo, uno de los vecinos plantó una cruz de madera en medio del rio de lava. De repente la lava detuvo su curso, y todos fueron testigos del milagro de la Virgen.

Prometieron construir en ese mismo punto una ermita en honor a la Virgen de Los Dolores, conocida también en Lanzarote, como Virgen de Los Volcanes. Pasaron los años y los vecinos se olvidaron de la promesa.

Ermita de Los Dolores en Mancha Blanca

Fue una niña del pueblo quien les recordó a los mayores la promesa que habían hecho años antes. Un día, la pequeña del pueblo, mientras estaba en el campo, vio una señora vestida de negro que le dijo que fuera a casa y recordara a sus padres y a todos los vecinos del pueblo la promesa que habían hecho a la virgen años antes. La pequeña fue a casa y contó a su familia lo que le había pasado en el campo. Tras unos primeros momentos de incredulidad por parte de la familia y de los vecinos, todos asociaron la imagen de la señora vestida de negro con la virgen de Los Dolores, y fue así que – por fin – empezaron la construcción de una ermita.

Este hecho se recierda en una lápide situada hoy en dia al lado de la ermita, cerca de la cruz de madera que aún puedes ver entre las coladas de lava.

La lápide y cruz al lado de la ermita que nos recuerda el milagro de la virgen

Desde entonces, todos los años, el 15 de Septiembre, Lanzarote se moviliza en honor a su patrona. Desde todos los rincones de la isla, el sábado anterior al 15 de Septiembre, las vecinas y vecinos de la isla van de romería hasta Mancha Blanca para rendir homenaje a la Virgen de Los Volcanes.

Por Guia En Lanzarote

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Deja un comentario