El mejor clima del mundo

La isla de la primavera eterna. Así se define a Lanzarote. ¿Por qué? Por sus temperaturas medias durante todo el año: 24ºC en verano y 17ºC en invierno.

También hay una gran variedad de microclimas que nos regalan paisajes diferentes en pocos km2.

Puerto del Carmen a mediados de marzo

Lanzarote se encuentra a solo 125 Km de la costa africana; esto nos puede hacer pensar que en la isla haga mucho calor, al igual que en el desierto africano. Pero, no es así.

Lanzarote, al igual que todas las islas canarias, se encuentra bajo la influencia de los vientos alisios que soplan durante todo el año, desde el norte hacia el sur. Al mismo tiempo, las costas de Lanzarote reciben una corriente fresca que se origina en la zona de la corriente del Golfo – una corriente cálida en sus origenes que va enfriándose al acercarse a las costas del Archipiélago canario. El aire fresco de los alisios, junto al frescor que viene del océano, hace que las temperaturas en la isla no sean muy elevadas.

Sin embargo, en algunas ocasiones, los alisios dejan de soplar sobre Lanzarote y ceden el paso a una corriente de aire caliente que viene de África y que trae consigo restos de arena del desierto. Aquí se le conoce como calima, un viento que hace que suban las temperaturas durante algunos días.

Cuando llegas por primera vez a la isla, sea por mar sea por aire, te sorprenderá la aridez de su paisaje y la falta de vegetación. Algo normal si tienes en cuenta la escasez de lluvias en la isla; en Lanzarote no existen cumbres altas como en otras islas canarias; en Tenerife – por ejemplo – se encuentra la montaña más alta de España, el volcán el Teide.

El punto más alto en Lanzarote llega a los 670 msnm, y se encuentra en la zona norte de la isla. Se trata de Peñas del Chache, situado en el Macizo de Famara, muy cerca del pueblo de Haria. No es casualidad, entonces, que ésta sea la zona más verde y más fértil de Lanzarote. El Bosquecillo y el Palmeral de Haría son las zonas de la isla donde podemos ver más vegetación.

El valle de las 1000 palmeras de Haria

A pesar de la escasez de lluvia, la isla de Lanzarote llega a producir un excelente vino blanco, sobretodo el Malvasia volcánico. Esto se debe a las características del suelo volcánico, que permite al agua (de las pocas lluvias o del rocío de las mañanas) filtrar y llegar hacia las raíces de las plantas, pero no le permite evaporar. Ya en otro post te he hablado del peculiar cultivo de la vid. Haz clic aquí para entender el duro trabajo de los campesinos de la isla.

Es el clima, entonces, que hace de Lanzarote una isla única y peculiar. Las características climatológicas nos regalan paisajes como el de La Geria, y fuertes contrastes entre el árido sur, donde predominan las coladas de lava de las erupciones del siglo XVIII y el verde norte, con la zona de Los Helechos o de Malpaso.

Por Guia En Lanzarote

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: