Janubio: salinas, caleras y naturaleza

La zona de Janubio se encuentra en el suroeste de la isla, y pertenece al municipio de Yaiza. La palabra Janubio designa un lugar específico que incluye: una playa, unas salinas y una laguna.

Pero, ¿cuál es el origen de esta palabra?

Una vez terminada la Conquista (finales del siglo XV), los reyes españoles envian sus arquitectos para reformar las construcciones existentes en las islas. Entre ellos, adquiere especial importancia Torriani, de origen italiano, encargado de crear los primeros mapas de la isla. Es en estos mapas que aparece por primera vez la palabra Anuvio o Anubio.

restos de las antiguas salinas de Janubio

Toda la zona de Janubio es considerado un Sitio de Interés Científico, donde albergan variedades de flora y fauna en via o en peligro de extinción.

Entre las especies vegetales que podemos encontrar en el entorno:

Launea Arborescens – AULAGA

puede alcanzar hasta 1 metro de altura. Casi no tiene hojas, pero cuando se presentan son gruesas y capaces de almacenar el agua. Los brotes verdes, en pequeñas cantidades, eran usados como forraje para el ganado. La planta seca se usaba como leña para el fuego, tanto en los hogares como en la industria de la cal. Al partir los tallos de la planta, se extrae un látex con el que se curaban las infecciones de la piel, y las madres lo daban a sus hijos para curar la ictericia.

Salsula Vermiculata – MATO

Contribuye a evitar la erosión del suelo y sirve de alimento para muchos invertebrados. Florece desde marzo hasta octubre. Se les daba a las ovejas parturientas por su gran aporte de energía y por incrementar la producción de leche.

Mesembryanthemum nodiflorumCOSCO

es uno de los endemismos de las islas. La planta, en sus orígenes verdes que luego pasa a adquirir un color purpureo, era usada para obtener sosa, y con sus semillas los aborígenes producían el gofio, una harina de cereales.

Mesembryanthemum crystallinumBARRILLA

Se obtenía, de sus hojas, la sosa caustica para hacer jabones, tintes. Las mujeres recolectaban las plantas, las ponían a secar y se quemaban. Las cenizas, tras secarse, se compactaban y se formaba la piedra de barrilla.

Las imagenes de la salsula y de las dos especies de Mesembryanthemum están tomadas en la web de http://www.fuerteventuraenimagenes.com

Además de estas especies, también podrás ver la «Uvilla de Mar» (Zygophyllum fontanesi)

Es una planta halófila costera, como todas las que tenemos en este entorno. Junto con la barrilla y el cosco, se usaba para obtener sosa cáustica. La pulpa de la planta contiene taninos, y era usada por sus propiedades cicatrizantes. Es comestible y sus hojas y brotes tiernos se comen crudos, aportando grandes cantidades de sales minerales

Uvilla de mar

Las Salinas

En otro post te hablé de la importancia de las salinas en la economía de la isla, tanto que la sal era considerada el oro blanco de Lanzarote.

La extracción de la sal ha sido siempre un oficio que se ha transmitido de generación en generación, de madre a hija. Las mujeres participaban en la retirada y en el transporte de la sal. Trabajaban embarazadas, con dolores y heridas provocadas por el continuo contacto con la sal, materia purificadora y corrosiva a la vez. Dicen las mujeres salineras, que sentían un contacto estrecho con el agua y la sal, vivían con el contacto de su piel con agua y sal. Las últimas mujeres salineras en Janubio son de los años 90. De la palabra “sal”, deriva el término “salario”.

El agua salada fue siempre asociada a la figura femenina; en México hay una figura que representa la diosa de las aguas salobres, mientras que en India el agua salada es la responsable de la vida que circula en la naturaleza en forma de lluvia. Por los sumeros, la sal era el símbolo de la mujer embarazada: el agua salada se asocia a la figura femenina por su analogía con el líquido amniótico.

Antiguo molino que bombeaba el agua, y que se encuetra al lado de la laguna

En este entorno especial, además de las lagunitas (uno de los principales saladares de la isla, que forma parte de la RedNatura2000), encontramos también restos de caleras, los hornos de cal que tan importantes han sido para la industria de la construcción, en Lanzarote y Fuerteventura.

La producción de cal

Si algo abunda en la isla son las rocas rica en cal. De ellas se extraía la cal que se utilizaba luego como cemento en la construcción de las casas. Para extraer la cal era necesario quemar las rocas, y para ello se construyeron los hornos de cal, también conocidos como caleras.

Una vez obtenidas las rocas desde las canteras, y reducidas en su tamaño, se introducían dentro de estos hornos a través de una «puerta», o boca de la calera. Para hacer fuego se utilizaba – en Lanzarote – los matorrales y el aulaga. Las piedras se colocaban encima de una parrilla, con huecos para que las llamas pudieran pasar. El fuego se mantenía durante seis días, a una temperatura que podía llegar a los 1000 grados.

Una vez quemadas las rocas, la cal obtenida se sacaba del horno con toda la parrilla y se le echaba agua para enfriarla.

¿Quieres descubrir la zona? Reserva esta experiencia y aprendes sobre la historia, las tradiciones, la naturaleza y la cultura de la isla.

Por Guia En Lanzarote

Decía Saramago:Lanzarote no es mi tierra, pero es tierra mía. Hago mía esta frase.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: